¿Qué es el Green IT?

El Green IT es un conjunto de buenas prácticas que tienen como objetivo usar de manera eficiente los recursos IT para minimizar el impacto ambiental de la actividad y reducir el consumo energético, algo que se consigue, entre otras cosas, realizando una gestión eficiente de los recursos e infraestructuras para garantizar que se maximiza su uso y ocupación para aprovecharlos al máximo y evitar esos “ciclos ociosos” en los que consumimos energía y, sin embargo, no estamos usando los sistemas.

¿Y en qué sentido nos puede ayudar el Green IT? ¿Qué podemos hacer para optimizar el consumo energético de nuestros sistemas? Entre las prácticas habituales podemos encontrar las siguientes:

  • La virtualización, tanto de servidores como de escritorios
  • Optimización del puesto de trabajo: apagado remoto de equipos fuera de horas de trabajo, uso de terminales ligeros, apuesta por la documentación en formato electrónico reduciendo la impresión, etc.
  • La adopción de servicios en la nube, es decir, el cloud computing
  • El aprovechamiento de las infraestructuras gracias a la computación distribuida (y ejemplos de ello podemos encontrar en proyectos de investigación del cáncer o el SETI@home)
  • La optimización de los centros de datos: construcciones eficientes, consolidación y agregación de centros de datos, adopción de servidores mucho más eficientes, etc.

Green IT Framework

Imagen: Green Telecom Live

Si a todas estas actuaciones le sumamos la posibilidad de ahorrar desplazamientos gracias a iniciativas de teletrabajo o sistemas de telepresencia para realizar reuniones virtuales, además de ofrecer a nuestros empleados bastante margen para conciliar su vida profesional y personal también estaremos contribuyendo a minimizar el impacto de nuestra actividad al ahorrar energía en nuestras oficinas (podríamos requerir, incluso, menos espacio de oficinas) y evitar desplazamientos en coche.

Llevando el Green IT a la práctica

Quizás, el Green IT nos pueda parecer algo lejano y demasiado teórico, sin embargo, es una realidad que han abrazado muchas empresas de todo el mundo. Cada vez es más habitual ver proyectos de consolidación de centros de datos en los que se reduce el número de servidores físicos para apostar por la virtualización y la visión del centro de datos como un pool de recursos compartidos que se pueden utilizar de una manera flexible y eficiente.

Pensemos por un momento en la imagen típica de un centro de datos. Pasillos y pasillos con armarios repletos de servidores en los que, por un lado, encontramos “pasillos fríos” que refrigeramos para garantizar las condiciones ambientales óptimas de operación y, por otro lado, “pasillos calientes” en los que los servidores expulsan aire caliente procedente de la disipación del calor generado por su funcionamiento. El mantenimiento de estas condiciones ambientales implica el mantenimiento de un sistema de climatización que está funcionando a todas horas durante todos los días de la semana y que necesita energía para funcionar. Cuanto mayor sea el centro de datos y más servidores tengamos funcionando, mayores serán las necesidades energéticas de éste ya no solamente por los servidores que están funcionando sino para mantener las condiciones ambientales de funcionamiento.

Sustituyendo, paulatinamente, servidores físicos por virtuales, además de ahorrar espacio físico en los centros de datos, ahorraremos en energía y también ahorraremos en costes de operación, de hecho, si lo combinamos con las ventajas del cloud computing podría ser posible la eliminación de muchos centros de datos ineficientes para apostar por soluciones en la nube mucho más eficientes.

Green Data Center

Imagen: Computerworld

Compañías como Google, por ejemplo, han adoptado un fuerte compromiso con la eficiencia energética y están tendiendo hacia las “cero emisiones” apostando por las energías limpias e, incluso, generando sus propia energía en plantas solares. Facebook, a través del Open Compute Project, optimiza el hardware de sus servidores para eliminar ineficiencias en el consumo y huye de los servidores de propósito general para definir sus propios servidores para no malgastar energía.

Según la revista Newsweek, Telefónica está considerada una de las 15 empresas más “verdes” del mundo gracias a su foco en el Green IT y las smart cities así como apuesta por la eficiencia energética, una lista en la que también podemos encontrar referentes como Nokia, IBM o SAP.

El Green IT es un concepto muy amplio que tiene su aplicación en todo tipo de empresas (independientemente de su tamaño), administraciones públicas e, incluso, cualquier ciudadano que sea usuario de dispositivos y servicios tecnológicos porque, entre todos, podemos contribuir a preservar nuestro planeta a la vez que, desde el punto de vista económico, podemos obtener importantes ahorros en nuestros costes operativos.

Fuentes: wikipedia  blogthinkbig

Anuncios

Deja un comentario

noviembre 12, 2013 · 1:21 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s